Jueves, 05 Octubre 2017 00:00

USB Cartagena conmemora día de San Francisco de Asís

En celebración del día de San Francisco de Asís, se ofreció una eucaristía en honor a este gran líder de la iglesia dirigida por el Padre Rector Fray Eduardo Martín Mendoza Fernández, O.FM., con el fin de revivir y promover las experiencias trasmitidas por este importante personaje de la historia Franciscana, a toda la familia bonaventuriana perteneciente a este proyecto educativo. La fiesta de San Francisco de Asís se celebra a nivel mundial este 4 de octubre, para manifestar la relación que tiene el hombre de custodiar al hombre en armonía, humildad y paz.

Durante toda la celebración, la comunidad bonaventuriana incentivó unida al recuerdo vivo y presente de un santo que transformó con su modo de predicar y vivir a toda una familia bonaventuriana que participa en su nombre activamente en cada una de las jornadas preparadas para su conmemoración.

La celebración litúrgica se realizó en la Capilla Cristo Maestro con toda la comunidad bonaventuriana con el acompañamiento de la coral y Pastoral Universitaria y la estatua viva de San Francisco encarnada en un joven del grupo de Teatro. Posteriormente, el campus vivió un ‘mini carnaval’ al son de la banda de guerra del Colegio Fulgencio Lequerica, la danza folclórica de la USB, la reina del Higuito del Programa de Psicología, disfraces ecológicos del grupo de teatro y papayera que concluyó con la danza moderna, hora loca y rumba terapia en la Tarima de la Plazoleta de Lago.

SEMANA EN NOMBRE DE SAN FRANCISCO

La semana de celebración estuvo llena de múltiples actividades artísticas, religiosas, académicas, deportivas y culturales que se realizaron al interior de la Universidad de San Buenaventura, Cartagena, centralizados en las novenas “Caminando con San Francisco” donde estuvieron involucradas todas las facultades y la Pastoral Universitaria. Las actividades fueron lideradas por la Vicerrectoría para la Evangelización de las Culturas y Bienestar Institucional con el apoyo de las Unidades de Gestión Humana, Comunicaciones y Mercadeo y Proyección Social.

¡ACTÍVATE POR LA U!

La gran Celebración de San Francisco culminó con “Actívate por la U”, evento que promueve e incentiva las prácticas deportivas como estilo de vida saludable y de esta manera, establecer mayor bienestar entre la comunidad bonaventuriana. En una jornada matutina diversa a la habitual en nuestro campus, cientos de bonaventurianos disfrutaron y participaron de actividades como rumba-terapia carnavalera, voleibol sentado, fútbol tenis, bolos humanos, tiro al blanco, pie grande, juegos tradicionales, entre otros. ¿Quién fue San Francisco? San Francisco nació en Asís (Italia) del 1182, en una familia acomodada. Tenía mucho dinero y lo gastaba con ostentación. Sólo se interesaba por “gozar la vida”.

En su juventud se fue a la guerra y es tomado prisionero. Luego de ser liberado cae constantemente enfermo hasta que escucha una voz que le exhortó a “servir al amo y no al siervo”. Retorna a casa y con la oración fue entendiendo que Dios quería algo más de él. Comenzó a visitar y servir a los enfermos y hasta regalar sus ropas o el dinero. De esta manera desarrollaba su espíritu de pobreza, humildad y compasión. Cierto día, mientras oraba en la Iglesia de San Damián, le pareció que el crucifijo le repitió tres veces: “Francisco, repara mi casa, pues ya ves que está en ruinas”. Entonces, creyendo que se le pedía que reparase el templo físico, fue, vendió los vestidos de la tienda de su padre, llevó el dinero al sacerdote del templo y le pidió vivir ahí. El presbítero le aceptó que se quedara, pero no el dinero.

Su padre lo buscó, lo golpeó furiosamente y, al ver que su hijo no quería regresar a casa, le exigió el dinero. Francisco, ante el consejo del Obispo, le devolvió hasta la ropa que llevaba encima. Más adelante ayuda a reconstruir la Iglesia de San Damián y de San Pedro. Con el tiempo se traslada una capillita llamada Porciúncula, la cual reparó y se quedó allí a vivir. Por la caminos solía saludar diciendo: La paz del Señor sea contigo”. Su radicalidad de vida fue atrayendo a algunos que querían hacerse sus discípulos. Es así que en 1210 Francisco redactó una breve regla y junto a sus amigos se fue a Roma, donde obtienen la aprobación. El Santo hizo de la pobreza el fundamento de su orden y el amor a la pobreza se manifestaba en la manera de vestirse, los utensilios que empelaban y los actos. A pesar de todo, siempre se les veía alegres y contentos. Su humildad no era un desprecio sentimental de sí mismo, sino en la convicción de que “ante los ojos de Dios el hombre vale por lo que es y no más”. "Hay muchos que tienen por costumbre multiplicar plegarias y prácticas devotas, afligiendo sus cuerpos con numerosos ayunos y abstinencias; pero con una sola palabrita que les suena injuriosa a su persona o por cualquier cosa que se les quita, enseguida se ofenden e irritan. Estos no son pobres de espíritu, porque el que es verdaderamente pobre de espíritu, se aborrece a sí mismo y ama a los que le golpean en la mejilla", decía.

Considerándose indigno, llegó sólo a recibir el diaconado y dio a su Orden el nombre de frailes menores porque quería que sus hermanos fueran los siervos de todos y buscasen siempre los sitios más humildes. Se le atribuye haber comenzado la tradición del “belén” o “nacimiento” que se mantiene hasta nuestros días. Dios le mandó el milagro de los estigmas. Murió el 3 de octubre de 1226.

Last modified on Jueves, 05 Octubre 2017 12:02